• Más de 3 mil personas han sido beneficiadas por el programa

Priscilla Fernández | pfernandez@enfermeria.cr. El sueño terrenal de Daniel Arce Bobadilla, ha plasmado una herencia de amor y compromiso en miles de personas costarricenses que han estado o están batallando de manera incansable contra la enfermedad del cáncer.

Pese a que su corazón dejó de latir en julio de 2008, Daniel ha dejado un inmenso legado que sigue estando latente y siendo atesorado por muchos, desde que hace 12 años se creó el Proyecto Daniel, en honor a su vida y sueños.

La Asociación Proyecto Daniel, es una entidad no lucrativa, constituida en mayo de 2010 con el máximo compromiso de ayudar a jóvenes en edades entre 13 a 25 años que están recibiendo tratamiento oncológico o de alguna enfermedad crónica en los diversos hospitales generales del territorio nacional, así lo explicó Ligia Bobadilla, fundadora y presidente del proyecto.

“Nuestro objetivo principal siempre ha sido hacer visual a la población adolescente con cáncer, era una población que era completamente invisible y a raíz de una experiencia personal nos dimos cuenta de ello; mi hijo Daniel tuvo cáncer a los 15 años y nos dimos cuenta de la realidad de que tenía ser tratado como adulto a pesar de ser menor de edad. El adolescente vive una edad difícil y a esto se le suma un cáncer”, enfatizó Bobadilla.

Según estimaciones del Ministerio de Salud, en Costa Rica, se diagnostican al año un promedio de 265 casos de cáncer en jóvenes entre 13 y 25 años.

Sin embargo, para Bobadilla esta cifra más que representar una estadística, es una de las razones más urgentes de priorizar en el sistema de salud nacional, debido a la carencia de atención que tienen los jóvenes durante su proceso de lucha y sanación, sobre todo, en temas de apoyo motivacional, emocional y social.

“El joven debe ser tratado de manera diferente, esta es la edad donde uno quiere verse lindísimo, se les cae el pelo, sus amigos están en una fiesta, vos estás en un hospital, por eso creemos que ellos deben ser parte de Proyecto Daniel, porque somos familia donde todos nos entendemos y nos cuidamos. El cuidar al cuidador también es importante, normalmente estos son representados por mamás, y ellas necesitan un apoyo, ya que muchas veces quieren gritar, y llorar. Si el cuidador no se cuida, jamás puede cuidar”, alegó.

Actualmente esta iniciativa ha colaborado en beneficio de más de 3 mil personas diagnosticadas con cáncer y a sus respectivas familias, en temas de apoyo educativo, psicológico, salud y económico.

Si usted desea colaborar a través de donaciones puede ingresar al siguiente link y enterarse de las múltiples funciones de Proyecto Daniel. https://proyectodaniel.org/index.php/done

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.