Por: Katherine Núñez Cascante

  • Nueva directriz de la CCSS ordena consultas o clínicas de anticoagulación en hospitales y centros de salud del país.

Un grupo de enfermeras y enfermeros de distintas áreas de salud, se encargaron de trabajar en la confección de un manual para usuarios anti coagulados, y es gracias a este esfuerzo, que acaba de ser avalada por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) una norma en este tema.

Esta directriz de la CCSS, dispone que todos los hospitales y centros de salud del país abran una consulta o clínica de anticoagulación con un equipo interdisciplinario conformado por un médico, un profesional de enfermería y un nutricionista.

Gracias a esto, este “Grupo Timón” de profesionales en enfermería, iniciaron talleres para informarle a los demás colegas acerca de las consultas y el manual que deben incluir en las diferentes zonas hospitalarias.

“El objetivo es que todos los profesionales en enfermería hablemos un mismo idioma en el tema, para que sea donde sea que vaya el usuario anti coagulado se le pueda atender y educar de la misma manera en sus tratamientos”

afirmó la Dra. Yamileth Trejos, enfermera del área de salud de Coronado e integrante del “Grupo Timón”.

Según indicó Trejos, en Costa Rica existen estadísticas que demuestran la cantidad de personas anti coaguladas, que necesitan una mejor atención. Actualmente, la provincia de Cartago es la que más usuarios registra con estos tratamientos, aproximadamente rondan más de mil pacientes con este padecimiento.

“Los profesionales en enfermería debemos informarnos y conocer acerca de estos programas para poder educar en todo momento y abrir barreras en nuestros lugares de trabajo” afirmó la Dra. Trejos.

La enfermera, asegura que los profesionales en enfermería deben encargarse siempre de la parte educativa y la orientación, desde brindar en una cita, una explicación de sus medicamentos, alimentación, ejercicio de bajo impacto, hasta los tiempos de recreación, todo esto para que el usuario se sienta en las mejores condiciones y sepa en su totalidad de que se trata su tratamiento.

Es por eso que indica que se debe conocer muy bien el medicamento y el tratamiento de la “Warfarina”, para conocer y decir con propiedad si no se está aplicando correctamente y prevenir con conocimiento.

“Las personas anti coaguladas, son sumamente delicadas, debemos brindar como enfermeros y enfermeras una educación constante de una manera oportuna, eficaz y eficientemente y velar por su salud como fin principal, para que, de esta manera, el paciente empiece a tomar las medidas y mantenerse en buen estado” puntualizó la líder en enfermería.

Talleres de socialización e implementación del manual

En estos talleres se pretende informar mucho más a enfermeras y enfermeros, para que conozcan el manual y lo lleven a cabo; aunque están iniciando, el grupo pretende llegar a todas las zonas del país para brindar una mejor educación.

Estos son impartidos por los creadores del manual: la Dra. Jacqueline Monge, Coordinadora Nacional de Enfermería, el Dr. Carlos Luis Martínez, enfermero hospital Max Peralta de Cartago, Dr. Norberto Carvajal, enfermero hospital de San Ramón, Dra. Ana Victoria Aragón enfermera del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología y la Dra. Yamileth Trejos, enfermera del Área de Salud de Coronado.

El primer taller se realizó este mes de junio, donde participaron alrededor de 50 profesionales en enfermería de todo el país, reflejando así buena respuesta e interés de participación.

“Me parece excelente que se den este tipo de talleres, para que podamos llevarlos a cabo en nuestros trabajos, personalmente no sabía que existían, debemos instar a los demás colegas a que se informen y los incluyan” afirmó el Dr. Carlos Hurtado, enfermero de la frontera, zona de Los Chiles.

Por su parte otra de las participantes indicó que es fundamental el conocimiento para poder formar estas clínicas y tener una orientación de los procedimientos para los pacientes anti coagulados, dijo la Dra. Fanny Garro, enfermera del Hospital Blanco Cervantes.

“Es necesario que los colegas se informen y busquen apoyo en todas las redes que existan, que no nos de miedo crear programas y empoderarnos para hacer más grande nuestra profesión”, finalizó Trejos.

De este modo hacen un llamado a las personas profesionales en enfermería, para que se eduquen y puedan así educar en temas como estos tan delicados para el bienestar de la población.