Dra. Ligia E. Ramírez, Presidenta del CECR junto al personal de enfermería del Hospital Clínica Bíblica .

Por: Katherine Núñez Cascante

  • Enfermería del sector privado ha incursionado más en puestos de jefaturas y direcciones

El sistema de salud en Costa Rica ha pertenecido desde hace casi 80 años al Estado, gracias a la creación de la Caja Costarricense de Seguro Social, desde entonces, se ha caracterizado como un sistema público que abarca a un gran sector de la población costarricense.

Sin embargo, el sector de salud privado, se ha incrementado significativamente con el pasar de los años y actualmente se ha vuelto más accesible para las personas, creando así ciertas diferencias entre sistemas.

Desde enfermería, existe esa disparidad entre hospitales públicos y privados, una de ellas es la cantidad de pacientes que se atienden en las diferentes entidades ya que, según la Dra. Adela Argüello, directora de enfermería del Hospital Clínica Bíblica, la demanda de atención es menor en el sector privado, lo que les permite ofrecer un cuidado más  personalizado y humanizado.

Múltiples son las áreas que tienen los hospitales privados, en el caso de la Bíblica, la enfermera mencionó que aunque se atienden todas las especialidades desde que abrieron sus puertas en el año 1929, la visión y misión de los misioneros que lo fundaron, era ayudar con el serio problema de salud que afrontaba el país como la mortalidad materno infantil, por lo que en la actualidad, más del 50% de sus clientes corresponden al sexo femenino, mujeres en edad fértil y reproductiva y en la edad adulta.

“El liderazgo de enfermería debe ser igual en todos los sectores”

Si se habla de las normativas del sistema de salud privado, Argüello afirmó que se rigen por reglas nacionales (Ministerio de Salud) y en el caso específico de la Clínica Bíblica, optan por ser los primeros en obtener la acreditación de JOINT COMMISSION INTERNATIONAL, un programa riguroso en la calidad de la atención de los pacientes.

“Llevamos tres recertificaciones que nos confiere el privilegio de estar a la altura de los mejores hospitales del mundo, ofrecemos seguridad en todos los procesos que involucran al cliente, lo cual a su vez protege al usuario, a los colaboradores y a la Institución” afirmó la directora de enfermería de ese hospital.

Otra de las diferencias destacadas, es que el sector privado no cuenta con sindicatos que puedan limitar el trabajo de enfermería y el general, pues según la encargada, el clima organizacional es excelente y gozan de garantías y beneficios que les hacen apreciar más su patrono.

Liderazgo de enfermería

Respecto a este punto, la Dra. mencionó que el liderazgo de esta profesión, debe ser igual en todos los sectores.

“Se debe saber dirigir y respetar las diferencias personales, saber motivar y trabajar por objetivos comunes, el buen liderazgo repercute en la atención de los clientes e impacta significativamente el clima de una organización” afirmó Arguello, quien además comentó que debe existir siempre una relación profesional, de respeto, camaradería y trabajo en equipo.

En cuanto a la visualización de enfermería del sector privado, considera que los directivos han reconocido el excelente desempeño de las enfermeras, lo que ha permitido que incursionen en niveles de dirección y jefaturas.

Pero ¿Qué puede adoptar el sistema público del privado?

Para la Dra. Argüello, en el centro hospitalario privado, los profesionales son un grupo unido y comprometido, amantes del trabajo y se involucran en todas las actividades del hospital, pues además de contar con personal de enfermería en todas las áreas clínicas, también se encuentran presentes en áreas de diagnóstico, admisión, lavandería y limpieza.

 “En nuestro caso, trabajamos optimizando recursos materiales, personales y sobre todo de tiempo, no postergamos estas acciones reduciendo la estancia hospitalaria, mejorando los ingresos económicos, dando como resultado la “eficiencia”, finalizó la líder de enfermería del Hospital Clínica Bíblica.