La tuberculosis: impacto social, económico y sanitario

  • La OMS acuerda que es la enfermedad infecciosa que más muertes causa en el mundo

Priscilla Fernández F. I unidaddecomunicacion@enfermeria.cr  Catalogada como una de las enfermedades más infecciosas y mortíferas del planeta, la tuberculosis sigue dejando huella en los sistemas de salud mundiales desde su aparición en 1882.

Cada 24 de marzo, se rinde homenaje y conmemoración al Día Mundial de la Tuberculosis (TB), para llevar un mensaje a la población sobre las devastadoras consecuencias que ha causado esta enfermedad, en los ámbitos sociales, económicos y sanitarios; con el objetivo de fortalecer los esfuerzos para poner punto final a la pandemia cosmopolita de dicha enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) data que, “en 2019 el mundo estimó 10 millones de personas enfermaron de tuberculosis, con un estimado de 1.4 millones de muertes por esta infección, de ellas, 208.000 tenían VIH”, por lo que la lucha para combatir esta pandemia sigue tomando fuerza año tras año, para seguir salvando vidas.






Es por eso, que este año, el lema del Día Mundial de la Tuberculosis 2021 es «El tiempo corre», con el propósito de contextualizar a los líderes mundiales y organizaciones participativas, a que es tiempo de actuar y agilizar los compromisos adquiridos para acabar con esta enfermedad.

No obstante, uno de los mayores obstáculos que se han presentado hasta el momento, es la aparición de la pandemia de COVID-19, ya que ha venido a frenar y poner en riesgo el progreso del fin de la TB, mismo con el que se espera asegurar un mayor acceso equitativo en temas de prevención y atención, a través del impulso de OMS para lograr la Cobertura Sanitaria Universal, según alega la misma organización.

Por otro lado, la OPS define la tuberculosis como “una enfermedad infecciosa que suele afectar a los pulmones y es causada por una bacteria (Mycobacterium tuberculosis). Se transmite de una persona a otra a través de gotitas de aerosol suspendidas en el aire expulasadas por personas con enfermedad pulmonar activa” señala la Organización.

Esta infección  que suele presentarse de manera asintomática en personas sanas, gracias a que su sistema inmunitario actua formando una barrera que envuelve la bacteria, también tiene algunos síntomas característicos y específicos:

“Los síntomas de la tuberculosis pulmonar activa son tos, a veces con esputo que puede ser sanguinolento, dolor torácico, debilidad, pérdida de peso, fiebre y sudoración nocturna. La tuberculosis se puede tratar mediante la administración de antibióticos durante seis meses”, expresa la OMS

Compromisos y avances mundiales.

Desde 2014, se ha implementado la Estrategia para el Fin de la Tuberculosis, que según los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), busca poner punto final a la pandemia mundial de la tuberculosis y reducir las muertes por la infección en un 95%, así como también, disminuir en un 900 por ciento los nuevos casos que se desarrollen entre 2015 y 2035.

Empero pese a que las estrategias y metas se han tenido que modificar o priorizar seguún los compromisos que existen con base a las declaraciones políticas de los Miembros de Estados de lasNaciones Unidas, por su parte la OMS, realiza 6 funciones básicas que contribullen a la consecución de las metas de la declaración política. Entre ellas se encuentras las siguientes:

  • Ejercer un liderazgo mundial para poner fin a la tuberculosis mediante la elaboración de estrategias, el compromiso político y multisectorial, el fortalecimiento de la revisión y la rendición de cuentas, la promoción y las alianzas, en particular con la sociedad civil;
  • Configurar la agenda de investigación e innovación sobre la tuberculosis y estimular la generación, traducción y difusión de conocimientos;
  • Establecer normas y estándares sobre la prevención y la atención de la tuberculosis y promover y facilitar su aplicación;
  • Desarrollar y promover opciones normativas éticas y basadas en la evidencia para la prevención y atención de la tuberculosis;
  • Garantizar la prestación de apoyo técnico especializado a los Estados Miembros y los asociados junto con las oficinas regionales y en los países de la OMS, catalizando el cambio y creando una capacidad sostenible;
  • Monitorear e informar sobre la situación de la epidemia de tuberculosis y los avances en la financiación y la aplicación de la respuesta a nivel mundial, regional y nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *