• Semana de Sensibilización sobre la sal 2021

Priscilla Fernández F · unidaddecomunicacion@enfermeria.cr

Reducir los altos porcentajes de consumo de sal dentro de la dieta cotidiana de los habitantes, es el principal objetivo que ha señalado la última Cumbre de las Naciones Unidas durante la Semana de la Sensibilización sobre la Sal 2021; para frenar el alto índice de Enfermedades No Transmisibles (ENT) y evitar las enfermedades causadas por el incremento de la presión arterial en los usuarios.

Bajo el lema “¡Más sabor, menos sal!”, la Organización Panamericana de la Salud en conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), entrelazaron fuerzas con la comunidad internacional, para compartir herramientas técnicas en el desarrollo e implementación de políticas de reducción de sal. Además, se emitieron mensajes para la promoción de prácticas saludables en escuelas, lugares de trabajo y el hogar.

En paralelo para la OMS, una de las mayores preocupaciones para la salud pública mundial es que en consecuencia de los elevados consumos de sal, se disparan las cifras de casos de enfermedades de presión arterial, ya que esto contribuye a un 40 por ciento de todas las enfermedades del corazón y accidentes cerebro vasculares.

“El exceso de sal en la dieta incrementa la presión arterial causando aproximadamente el 30% de hipertensión, representa un posible carcinógeno para el cáncer gástrico y está asociada con la insuficiencia renal y la osteoporosis.  Según recientes evaluaciones, el consumo de sal, suele ser de más de 5/g al día, cantidad máxima recomendada por la OMS”, señala el portal web de la OPS.

Asimismo, alega que en la actualidad la hipertensión representa a uno de los grandes riesgos de salud presentes en las Americas, donde se maneja un promedio del 20 al 35 por ciento de la población adulta, que registra un incremento en su presión arterial.

Concienciación de consumo de sal en pandemia. Entre la serie de cambios cotidianos que nos ha obligado la actual crisis sanitaria por Covid- 19, es sin duda alguna, la restricción de socializar y ala reducción de consumo de comidas rápidas y restaurantes, lo cual en ventaja, ha colaborado en que muchas personas hayan implementado el hábito de cocinar sus propios alimentos e incluso utilizar su creatividad y gusto para prepararlos.

No obstante, muchas de ellas pecan de las excesivas proporciones de sal en sus comidas e impulsan a una ingesta de sal paulatino en su salud, poniéndolos en riesgo de que a futuro desarrollen una enfermedad no transmisible.

Es por esto, que para la OPS es importante hacer hincapié en algunas recomendaciones para reducir el uso de este mineral o incluso sustituirlo por otro, dentro de nuestra dieta cotidiana.

La OPS quiere alentar a las personas y familias de la región a usar menos sal y reemplazarla con hierbas como cítricos, albahaca, orégano, cilantro, perejil, pimentón, ajo, pimienta negra, comino y especias. Es fundamental evitar el uso de salsas procesadas como la salsa de soja, la salsa de tomate y los aderezos para ensaladas que pueden contener mucha sal oculta. Y, por último, utilizar menos cubitos de caldo o hacerlos de forma casera con huesos de pollo podría ser una buena idea para reducir la sal en nuestras recetas”, recomienda la OPS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *