12 de marzo Día Mundial del Riñón

  •  Se estima que para 2040 será la quinta causa más común de muerte prematura

Priscilla Fernández F. l unidaddecomunicacion@enfermeria.cr  Cada 12 de marzo, el mundo se confabula para conmemorar el Día Mundial del Riñón. Una causa que busca hacer un llamado de atención a la población sobre la prevención y detección de las enfermedades renales y el impacto que produce en las personas, que padecen este tipo de patologías.

La importancia de su conmemoración trasciende las alarmantes cifras que impactan cada año con respecto a la cantidad de personas sufren o han muerto por consecuencia de enfermedades renales en el mundo.

Así lo confirma el portal digital worldkidneyday.org, donde estima que aproximadamente 2,4 millones de personas mueren por la enfermedad renal crónica y en la actualidad, cerca de 850 millones de personas han sido diagnosticadas con patologías renales. También se prevé que para 2040 las ERC sean la quinta causa más común de muerte prematura.

No obstante, en nuestro país las cifras tampoco dejan de ser menos relevantes a las del resto del mundo, ya que según estudios se estima que las Enfermedades Renales Crónicas (ERC), se presentan de manera recurrente a lo largo del territorio nacional, por lo que se definió esta enfermedad en el Decreto 40556-S Reglamento de vigilancia de salud, con el objetivo de mejorar sus registros y características.

Según la doctora María Gutiérrez Zamora, Coordinadora Unidad Diálisis Peritoneal Crónica Ambulatoria del Hospital México, el país data que en la última década se pasó de 600 fallecimientos por año, a 1 800 casos al día de hoy, “En Costa Rica más de 27 mil costarricenses padecían enfermedad renal en 2019. Un 70% de ellos tiene un grado inicial de la enfermedad, pero el resto la padece en niveles avanzados (3 y 5). Casi 1.000 de ellos, en grado cinco, el más grave: son quienes podrían necesitar de trasplante renal. Por su parte la tasa de incidencia (casos nuevos por año) pasó de 133,8 por cada 100.000 habitantes en el 2016 a 244,6 el año pasado”, afirmó la doctora Gutiérrez a Boletín Enfermería CR

Asimismo, resaltó que entre las enfermedades renales más comunes que se mantiene en Costa Rica son: las piedras en los riñones, cáncer de riñón, insuficiencia renal e infecciones, principalmente.

Tratamientos y cuidados. Las enfermedades crónicas siguen siendo uno de los problemas de salud pública de carácter global de mayor relevancia e incidencia en la actualidad, por lo que requiere que su atención se lleve a cabo de manera cautelosa e integral fomentada a través de buenas prácticas clínicas desde la labor que realiza el personal médico, como es el caso de los Profesionales de Enfermería.

Actualmente, existen 3 tratamientos de sustitución renal, que ayudan a reforzar las funciones que realizan los riñones en nuestro organismo.

Se trata de la Hemodiálisis, la Diálisis Peritoneal y por último, el Trasplante Renal y aunque todas cumplen tareas diferentes, las dos primeras tienen la función de limpiar el organismo de los tóxicos acumulados, una mediante una maquina en el hospital y la otra, por medio de entrenamientos al paciente para que pueda realizarla en el hogar.

Según explicó la doctora Gutiérrez, enfermería da un gran seguimiento clínico y humano en este tipo de casos, donde se procura sobrepasar las labores y funciones básicas por las que deben velar

 “En el Programa de Diálisis Peritoneal, el profesional cumple múltiples funciones. Desde la valoración inicial, educación, entrevista a la familia, visita Domiciliar, asistencia en colocación del catéter, curaciones del catéter, diálisis para comprobar permeabilidad del catéter, entrenamiento del paciente y su familia, hasta seguimiento completo en hogar”, aseguró.

Sin embargo, cuando de cuidados se trata, también enfatizó que no solo corresponde a la atención de un profesional, sino a la prevención y cuidado que debe emplear cada persona por medio de sus hábitos cotidianos. Puntualizó en los siguientes:

  • Dieta balanceada. Trata de no ingerir comidas procesadas (incluyendo embutidos) ya que vienen sobresaturados con sal. Remplázalos por zanahorias y frutas como patilla, melocotón, manzana, melón y uvas, que son diuréticas.
  • Tomar mucha agua. Esto ayuda a eliminar sales y toxinas a través de la orina. Se recomienda beber mínimo litro y medio al día. En el caso de pacientes con cálculos renales, la cantidad debe ser entre 2 y 3 litros diarios.
  • Hacer ejercicio. Lo importante es mantenerse activo, por eso es importante caminar, montar bicicleta o correr, así se mantiene controlada la presión arterial, que es el principal factor de riesgo para sufrir una enfermedad renal crónica.
  • Comer sal en grandes proporciones sedimenta los riñones. Así que es mejor consumirla en pequeñas cantidades, máximo una cucharadita en cada comida principal.
  • No fumar. Fumar disminuye el flujo de sangre hacia los riñones, lo que deteriora su funcionamiento e incrementa la posibilidad de tener cáncer renal
  • No automedicarse. La aspirina y algunos antiinflamatorios pueden afectar los riñones si son tomados con mucha frecuencia pues disminuye su velocidad para eliminar toxinas y azúcar. Controla su uso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *