Por: Katherine Núñez Cascante

  • Colegio de enfermeras de Costa Rica efectuará programas basados en competencias.
  • Universidad Latina iniciará este año malla por competencia.

Gran parte de la práctica de enfermería se relaciona con los conocimientos técnicos, es decir, con el aprendizaje de los motivos y los métodos para realizar las técnicas necesarias, sin embargo, los conocimientos científicos, la fundamentación teórica y especialmente la formación humanística y ética son aspectos esenciales para el desempeño de una profesión que se desarrolla a través de las relaciones humanas.

Recientemente la doctora Nery Parada, directora de enfermería de la Universidad Latina de Costa Rica, expuso a la Junta Directiva del CECR acerca del cambio que realizará este año en su currícula del grado en enfermería basado en competencias, siendo así un ejemplo de cómo inicia la transición en las Universidades Costarricenses.

“En el caso de enfermería, la formación por competencias responde a un cambio continuo y global del mundo profesional”

La directora de la escuela de enfermería de esta universidad comentó al respecto, que una currícula basada en competencias, es un currículo establecido en el desarrollo de habilidades, conocimientos y aptitudes.

Según Parada, entre los múltiples beneficios de efectuar un currículo por competencia está la calidad del estudio, más horas en laboratorio, más trabajo en el aula, lecciones más prácticas, mayor actividad por parte del alumno, dinámicas de grupo, discusión de temas, desarrollo en conjunto, donde el docente es un mediador, un facilitador no solo aquel que solo imparte una clase.

La U Latina y su escuela de enfermería, será la primera en tener aprobado un currículo por competencias, debido a que pertenece a la Red Educacional Laureate, que tiene implementado en todos los países una malla por competencia. Este modelo iniciará en el segundo cuatrimestre del 2017.

Por su parte la doctora Ligia Ramírez, Presidenta del Colegio de Enfermeras de Costa Rica (CECR) afirmó que la evaluación de las competencias profesionales constituye el elemento central en el desarrollo de las profesiones, siendo la clave para garantizar la calidad de los servicios de salud.

“La competencia profesional y la buena práctica en los estudiantes no se vinculan solo a la memorización, sino sobre todo al razonamiento clínico, a la toma de decisiones, a la resolución de problemas y a las habilidades en las relaciones interpersonales” afirmó la Presidenta.

Además, acotó que, en el caso de enfermería, la formación por competencias responde a un cambio continuo y global del mundo profesional, la evaluación de las competencias profesionales se encuentra presente en los procesos formativos del pregrado, posgrado y actividad profesional.

Se reconocen actualmente dos objetivos para evaluar la competencia profesional: el primero, con fines certificativos, ya sea de carácter académico o para autorización legal de ejercer como profesional y el segundo, con fines diagnósticos, para evaluar la calidad del aprendizaje, la eficiencia del sistema formativo o para identificar necesidades de aprendizaje.

En la competencia se destaca la relación entre dos elementos claves: la persona y sus atributos y la situación o el contexto profesional en la que se desempeña. Desde hace unos años, el desarrollo del currículum por competencias se encuentra presente en varias profesiones, entre ellas la enfermería.

Por otro lado, Ramírez mencionó que las competencias del alumno determinan aquello que deben aprender los estudiantes y aquello que debe ser evaluado, además de constituir el eje de todo el proceso de enseñanza-aprendizaje.

“La definición de las competencias es una tarea fundamental, tanto para los agentes implicados en la formación del futuro profesional como para las instituciones de salud y la sociedad en general, es por este motivo que el Colegio de Enfermeras de Costa Rica se posiciona a favor del cambio curricular y apoya las iniciativas que de este tipo surjan en la gestión formativa de la Carrera de Enfermería de los diferentes centros de educación superior en el país” afirmó la Presidenta del CECR.

Otras de las escuelas de enfermería que están de acuerdo en este tipo de formación, son las universidades Hispanoamericana y la Santa Lucía, quienes no descartan este modelo educativo.

Por ejemplo, Vanessa Aguilar, Subdirectora de la carrera de enfermería de la Universidad Hispanoamericana (UH), afirmó que consideran importante este modelo para todas las profesiones, ya que nos encontramos en un mundo globalizado y debemos actualizarnos.

En esa institución se están capacitando en el tema para tener mayor conocimiento y así poder implementarlo en algún momento dijo Aguilar.

“Esto es importante para que el estudiante pueda migrar a otros países y pueda buscar el reconocimiento de un título con mayor soltura, ellos deben saber que las competencias los van a formar para enfrentarse a las principales necesidades del país y otras que vayan surgiendo, en la UH apoyamos esta formación”, indicó.

Por su parte, Zayda Rodríguez, directora de enfermería de la UH, acreditó el tema, “esto conlleva una preparación y debemos modernizarnos, hay que seguir las tendencias y en eso estamos trabajando”, puntualizó.

La Universidad Santa Lucía por su parte tiene una opinión muy general, la directora de enfermería Estrella Madrigal, indicó que, aunque el modelo aún no está instaurado, todos lo aplican.

“No tengo la más mínima duda de que las universidades privadas que imparten la carrera de enfermería, se enfocan no solo en garantizar la formación profesional a través del aprendizaje, interpretación y estudio de un programa de estudios, sino que en el mismo programa y en el día a día de nuestros estudiantes en las aulas, las competencias están presentes en el proceso de enseñanza y aprendizaje” expresó la encargada.

Sin embargo, también resalta que es un modelo en estudio, que incluso las universidades estatales no han implementado completamente.

Colegio de Enfermeras efectuará programas de educación continúa basados en competencias

Rebeca Molina, Coordinadora de la Unidad de Desarrollo Profesional del Colegio de Enfermeras de Costa Rica, menciona que este 2017, trabajarán de lleno con dos especialistas en curriculum para desarrollar un modelo de competencias para la formulación de los programas de educación continua que se ofrecerán a los profesionales.

“En el Colegio, queremos dar ese salto en el modelo educativo, con la visión de promover el desarrollo de la Enfermería, siguiendo las tendencias de formación utilizadas a nivel internacional. Estamos conscientes de que el cambio no será fácil ni se llevará a cabo de un día para otro, pero es un proceso que debe realizarse si se quiere ofrecer a los profesionales de enfermería mejores recursos educativos que les permitan fortalecer su práctica profesional” finalizó.

El Colegio de enfermeras también trabajará en implementar otras herramientas que permitirán optimizar el funcionamiento de la Unidad en materia de educación continua.