Por: MSc María Griselda Ugalde

Presidenta del Colegio de Enfermeras de Costa Rica

Ante los retos y desafíos del ambiente, que nos incita a tomar decisiones en cuanto a la sostenibilidad y sustentabilidad del desarrollo humano universal y solidario, el cambio es un espejismo que nos aterra, con respuestas de desastres naturales.

Hoy en el mundo, tanto los países con poderío y riqueza, los pobres y los que hacen un esfuerzo para una mejor calidad de vida, han sido afectados catastróficamente por terremotos, inundaciones, ciclones, huracanes, tormentas, depresiones tropicales e incendios forestales, ocasionando destrozos, pérdidas humanas, es decir, una total devastación de carácter apocalíptico.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), en su informe Gestión de los Riesgos de Fenómenos Meteorológicos Extremos y Desastres para Mejorar la Adaptación al Cambio Climático expone que “existen evidencias derivadas de las observaciones efectuadas desde 1950 de cambios en algunos fenómenos climáticos extremos”.

En varias publicaciones se señala lo siguiente: en el planeta siempre hubo desastres naturales que afectaron a las personas, que se encontraban en ciertas zonas proclives a terremotos, tsunamis, inundaciones, tormentas, huracanes entre otros. Cada región de acuerdo a su geografía y características naturales son propensos a sufrir algún tipo de fenómenos climáticos.

¿Qué relación tiene con la Enfermería?, es importante señalar los siguientes aspectos: la Enfermería está presente en todo el país, por esto, está expuesta a vivir la experiencia de un entorno vulnerable y cada día es más sensible y propensa a un mayor riesgo. Por lo tanto, debe tener básicos conocimientos en la prevención de un daño, lo cual puede predecirlo si hay un análisis desde los determinantes sociales, para emprender una lucha en la abogacía de un desarrollo humano local y nacional sustentable y sostenible, lo que implica la lucha por el establecimiento de un Estado social, que de verdad está comprometido con el logro al cien por ciento de los objetivos sostenibles, es decir, de erradicar la pobreza, entronizar la equidad y lucha por condiciones de vida de calidad, lo que implica un gran esfuerzo en dotar a las personas de ambientes seguros, protección del ambiente, cuidados de mares y ríos, el convencimiento en el manejo de la basura, en fin, de la construcción de un entorno saludable y amigo de la ecología. Es un gran desafío.

No podemos dejar de reconocer el papel que la Enfermería ante la situación de los embates de los desastres sufridos en el país, igual que en otros países, su participación ha sido vital, demostrada antes, durante y después del desastre, ya que su formación y experiencia ha contribuido en los aspectos asistenciales, de administración, investigación, de habilitación de albergues (rectoría) , de apoyo, coordinación y docencia, entre otros, lo que nos llena de orgullo , admiración y reconocimiento.

Nos corresponde seguir con la Caravana de la Solidaridad, dando el apoyo al grupo de enfermería y la población. ¡Adelante!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *