Por: Katherine Núñez Cascante

  • Equipo de profesionales de Enfermería tiene gran incidencia en la atención de casos de Sarampión

El 18 de febrero anterior, una familia de franceses ingresó al país donde como ya es conocido, el menor de 5 años portador del virus del sarampión. Mucho se ha hablado de la valiosa labor que realizó el Ministerio de Salud y personal médico para con esta familia y la protección para la población costarricense, que sin bien es meritorio destacar, es importante dar a conocer también la labor de Enfermería como las personas encargadas de primera mano en la atención.

El Dr. Gabriel Ugalde, enfermero epidemiólogo y Supervisor Regional Enfermería a.i Dirección Regional Servicios de Salud Pacífico Central, indicó que el día 20 de febrero, recibió la alerta del caso en la Dirección Regional Pacífico por parte de la Dra. Leandra Abarca Coordinadora Nacional del Programa ampliado de inmunizaciones, en ese momento su perfil como enfermero 5, encargado de coordinar en esa Región las actividades de enfermería en la atención primaria, del programa ampliado de inmunizaciones y vigilancia epidemiológica, se dispuso a aplicar el protocolo y activación de la Red para trasladar equipo de enfermería a la zona.

“Enfermería ha tenido, tiene y tendrá un papel ejecutor de las acciones en salud asistenciales, de promoción de la salud y de la prevención, forma parte del grupo de primera respuesta en el campo con los casos, incluso exponiéndose al riesgo de contagio”

Según comentó, inmediatamente el equipo se trasladó al sector de San Teresa donde se identificó el caso y enfermería procedió a tomar las muestras correspondientes al niño sospechoso en ese momento y a su padre y madre, con las medidas de protección personal disponibles, para posteriormente establecer y coordinar una comunicación constante con las autoridades de Vigilancia epidemiológica de la CCSS, el Ministerio de Salud, nacionales y enlazándolas con las locales.

El enfermero y coordinador, considera importante resaltar que la atención de Enfermería y Atención primaria, siempre ha sido integrada con el equipo multidisciplinario, participando en la investigación de caso, traslado, hasta el aislamiento hospitalario, así como en el trabajo de campo subsecuente en la identificación de contactos, vacunación tanto usuarios como funcionarios y el seguimiento de la evolución de los estos.

“Enfermería ha tenido, tiene y tendrá un papel ejecutor de las acciones en salud asistenciales, de promoción de la salud y de la prevención de la enfermedad, forma parte del grupo de primera respuesta en el campo con los casos, incluso exponiéndose al riesgo de contagio, forma parte de la atención directa durante la estancia hospitalaria, del seguimiento y búsqueda de contactos y ahora con mayor frecuencia enfermería forma parte de los equipos de vigilancia epidemiológica que analizan y planifican la respuesta en todos estos escenarios, por lo que ha sido y será siempre pieza fundamental” afirmó el Dr. Ugalde.

Respecto a la cuántos profesionales de Enfermería han participado de esta atención de los casos de sarampión presentados, así como en el respectivo seguimiento, el profesional indicó que a nivel hospitalario se mantuvo una enfermera por turno coordinando el aislamiento de los pacientes con el personal colaborador, además de la enfermera de Vigilancia Epidemiológica del Hospital Monseñor Sanabria la Dra. Cecilia Barrantes quien ha sido punto de enlace para el seguimiento e información de la evolución de los pacientes.

Por otro lado, en las áreas de salud, múltiples profesionales han participado en la respuesta expedita, así como los ATAP que son coordinados por ellas, cuando desde la coordinación Regional se les ha solicitado el seguimiento, investigación y vacunación de contactos identificados en diferentes puntos de la región, entre ellos: Jicaral, Cóbano, Jacó, Puntarenas Centro, y en los establecimientos de salud Hospital Monseñor Sanabria, Clínica de Cóbano y colaboraciones de áreas de salud Chacarita con el aporte de vacunas.

Casos controlados

Según indicó, el caso fue controlado con éxito gracias al trabajo y atención oportuna de todo el equipo, sin dejar de lado que también entre las medidas adoptadas, estuvo la continuidad de la campaña de vacunación contra el sarampión tanto a niños de 1 a 10 años, cuya cobertura alcanzó porcentajes mayores al 95% en solo dos meses y medio, así como a funcionarios expuestos, que son sin duda las acciones para la prevención de nuevos casos.

De igual forma, el mes de marzo, otros niños de origen estadounidense vecinos de Cóbano de Puntarenas, dieron positivo con sarampión. Según confirmó el Ministerio de Salud se trata de casos exportados y el contagio se dio luego de que una turista de Estados Unidos los visitara con síntomas del virus.

Respecto a esto, Ugalde confirmó que enfermería y todo el resto del equipo condujeron también estos casos, hicieron trabajo de campo de tres días para controlar el brote y se encuentran a la expectativa para que no se generen más.

A su vez, indicó que se realizó el mayor de los bloqueos en la zona y continuarán con las acciones necesarias, por ejemplo: un total de 113 personas que tuvieron contacto con la familia infectada, han sido vacunados contra el virus.

El Sarampión es una enfermedad viral aguda, sumamente contagiosa que inicia con fiebre, malestar general, alrededor de 24 horas después aparecen tos, conjuntivitis y secreciones nasales y exantema (brote en la piel puntiforme) que aparece al 4to día. Otros síntomas característicos son las manchas de Koplik que se pueden apreciar en las mucosas orofaríngeas durante 2 semanas.

Es una enfermedad prevenible por vacunación, y gracias a las altas coberturas de vacunación en Costa Rica no se documentan casos autóctonos desde el año 1999 y el último caso importado antes de los actuales se reportó en el año 2014, finalizó Gabriel.

[widgetkit id=”17″ name=”enfermeria combate sarampion”]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *